La ciencia lo confirma: Nuestro cerebro se desarrolla más con la música HD que con los MP3 de baja calidad

A diferencia de lo que defiende el autor del artículo que me ha inspirado este post, yo creo que no hay una única forma de escuchar música. De hecho, yo mismo lo hago al menos de dos formas diferentes. En ocasiones escucho música mientras hago otras tareas en casa (casi siempre a través de un Zeppelin Air de Bowers & Wilkins), y, cuando realmente necesito relajarme y concentrarme en la música (es más una necesidad que otra cosa), utilizo mi equipo de alta fidelidad.