La ciencia lo confirma: Nuestro cerebro se desarrolla más con la música HD que con los MP3 de baja calidad

A diferencia de lo que defiende el autor del artículo que me ha inspirado este post, yo creo que no hay una única forma de escuchar música. De hecho, yo mismo lo hago al menos de dos formas diferentes. En ocasiones escucho música mientras hago otras tareas en casa (casi siempre a través de un Zeppelin Air de Bowers & Wilkins), y, cuando realmente necesito relajarme y concentrarme en la música (es más una necesidad que otra cosa), utilizo mi equipo de alta fidelidad.

Estas dos maneras de disfrutar la música me ofrecen dos experiencias muy distintas, y, al mismo tiempo, me exigen un esfuerzo también diferente. Cuando escucho música mientras trabajo, cocino o limpio, por ejemplo, mi conexión emocional con ella es relativamente baja. Mi atención no está volcada en la música, sino en la otra tarea que estoy haciendo en ese momento. La música solo acompaña. Sin embargo, cuando me apetece disfrutarla al 100%, enciendo mi equipo de alta fidelidad, y solo hago eso: escuchar música.

En este segundo escenario mi conexión emocional con la música es infinitamente más intensa, lo que me obliga a volcar mi atención únicamente en lo que estoy escuchando. Pero, a cambio, me ofrece un disfrute mucho mayor. Lo interesante de todo esto no es mi experiencia personal, sino un estudio científico que explica por qué la mayor parte de las personas disfrutamos más la música cuando la escuchamos con más calidad que cuando reproducimos ficheros comprimidos de baja calidad.

Tu cerebro también lo agradece

Los autores de este estudio son un grupo de investigadores de la compañía DTS, y después de exponer a dos grupos de personas a varios vídeos con sonido de distinta calidad

Continuar leyendo en la fuente original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *